La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

Normativa.

 

Según el primer apartado del artículo 48 de la Ley 5/2014, de 4 de abril, de Seguridad Privada, los servicios de investigación privada, a cargo de detectives privados, consistirán en la realización de averiguaciones que resulten necesarias para la obtención y aportación, por cuenta de terceros legitimados, de información y pruebas sobre conductas o hechos privados relacionados con los siguientes aspectos:

a) Los relativos al ámbito económico, laboral, mercantil, financiero y, en general, a la vida personal, familiar o social, exceptuada la que se desarrolle en los domicilios o lugares reservados.

b) La obtención de información tendente a garantizar el normal desarrollo de las actividades que tengan lugar en ferias, hoteles, exposiciones, espectáculos, certámenes, convenciones, grandes superficies comerciales, locales públicos de gran concurrencia o ámbitos análogos.

c) La realización de averiguaciones y la obtención de información y pruebas relativas a delitos solo perseguibles a instancia de parte por encargo de los sujetos legitimados en el proceso penal.

 

Según el artículo 50 de la misma ley, los detectives están obligados a guardar reserva sobre las investigaciones que realicen y no podrán facilitar datos o informaciones sobre estas más que a las personas a las que se las encomendaron o, previa solicitud, a los órganos judiciales y policiales en el curso de una investigación criminal o de un procedimiento sancionador.

Compartir en redes sociales

Directiva de cookies

Este sitio utiliza cookies para el almacenamiento de información en su equipo.

¿Lo acepta?